Vuelta a Inventos e invenciones 

 Cine intimista

 

 




 

 

:: 30 de enero de 2009

El cine intimista es aquel que se centra en los asuntos más profundos de la vida privada de sus protagonistas. 

Las películas intimistas suelen contar con pocos personajes y en muchas ocasiones éstos se pasan todo el día encerrados en una casa. Sin embargo, eso no quita que pueda haber filmes de este tipo muy buenos, porque de hecho los hay. Lo que sucede es que abundan los que cuentan una historia que transcurre en un entorno cutre y gris, con unos protagonistas amargados, pero no por un problema real, como llegar a fin de mes, sino por una aguda crisis existencial, que eso siempre queda más intelectual.

Después pasa lo de siempre, que algunos se empiezan a quejar de la baja recaudación en taquilla. Claro, es incomprensible que un viernes o un sábado por la noche a la gente no le apetezca soltar el dinero por ver a un par de individuos deprimidos que se pasan toda la película en la planta baja de un chalet desaliñado. Supongo que esas películas podrían ser todo un éxito económico si la mitad de los que presumen de verlas tuvieran el detalle pagar por ellas.

Las propias sinopsis de las películas intimistas no invitan demasiado a que se llenen las salas de cine. Ana se encuentra en una encrucijada: tiene que elegir entre la solitaria vida que ha llevado hasta ahora o la que le ofrece Juan, a quien no veía desde hacía años. 

Tal vez una buena técnica para ganar audiencia puede puede ser, en un futuro inmediato, el cine intimista tridimensional. Así el espectador, equipado con unas gafitas, puede recrearse con las escenas más espectaculares de este tipo de películas: el vapor que sale de una cafetera o un grifo que gotea.


 
 

    www.lisadamus.com